Mostrando entradas con la etiqueta peras al vino. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta peras al vino. Mostrar todas las entradas

miércoles, 15 de marzo de 2017

Peras al ribeiro

Aunque lo tradicional es hacer las peras al vino con vino tinto, en esta ocasión vamos a saltarnos la tradición y usaremos un vino blanco de Ribeiro. Confieso mi debilidad por este vino: suave, fresco, afrutado, aromático... Más respetuoso con los ingredientes que el tinto, combina (¿o se dice marida?) divinamente con la fruta, potencia el aroma de las especias y permite que las peras luzcan ese precioso color marfil dorado que adelanta su delicado y delicioso sabor. Elija unas peras maduras pero no blandas y deleite a sus comensales con este riquísimo postre. 



Ingredientes para cuatro personas:
4 peras maduras pero no blandas
50o ml de vino de Ribeiro blanco
1 vaina de vainilla
1 rama de canela
6 vainas de cardamomo
1 limón
125 gr de azúcar
125 ml de agua

Elaboración del almíbar:
(Es buena idea preparar el almíbar con tiempo suficiente, un par de horas como mínimo).
  1. Lavamos bien el limón y pelamos una mitad cuidando de no cortar la parte blanca, que amarga. Exprimimos el limón.
  2. En un cazo ponemos el agua, el azúcar,  el zumo del limón y su piel y las especias. Llevamos a fuego medio-bajo y dejamos unos diez o quince minutos desde que rompa a hervir, removiendo bien.
  3. Retiramos del fuego y dejamos reposar tapado sin retirar las especias ni la piel de limón.
Cocción de las peras
  1. Pelamos las peras dejando el pedúnculo y las rociamos con zumo de limón para que no se oxiden.
  2. En un cazuela amplia para que quepan bien las peras ponemos el almíbar, añadimos el vino, a temperatura ambiente, y llevamos al fuego.
  3. Cuando esta mezcla comience a hervir agregamos las peras y dejamos cocer durante 30 minutos a fuego suave, tapadas pero bañando las peras con el jarabe de tanto en tanto. (Este tiempo de cocción dependerá del grado de sazón de las peras, compruebe pinchando con una brocheta a partir de los veinte minutos: si entra bien ya están).
  4. Retiramos las peras y reservamos.
  5. Colamos el jarabe resultante de la cocción, llevamos nuevamente al fuego y dejamos reducir hasta conseguir una salsa a nuestro gusto.
  6. Servimos frías (de la nevera) o tibias, al gusto, pero sobre un fondo de esta salsa caliente.
 (Veo que utilizo indistintamente las palabras jarabe y almíbar: se da por supuesto que en ambos casos me refiero al caldo en el que cocemos las peras).